miércoles, 2 de junio de 2010

Easy Rider

Dennis Hopper falleció este sábado en Los Angeles a los 74 años de edad.

Hopper se había criado en una granja en Kansas y sus primeros pasos como actor los había dado junto a James Dean en Gigante y Rebelde sin causa . A finales de los cincuenta se trasladó de Los Ángeles a Nueva York, donde se puso a estudiar con Lee Strasberg y comienza a trabajar como fotógrafo. Entre 1961 y 1967 fotografió a muchos de los que empezaban a brillar como estrellas, desde Paul Newman a Tina Turner y también descubre su pasión por el arte contemporáneo.
Tras dirigir Easy Rider su vida dio un vuelco. Las drogas que él y su generación reivindicaban comenzarían a jugarle malas pasadas. Pese a convertirse en el director más célebre de Hollywood, su siguiente película, The last movie, estrenada en 1971, fue un fracaso absoluto . Participó en múltiples películas pero sólo renació profesionalmente, tras su paso por Apocalipsis Now de Francis Ford Coppola o El amigo americano de Wim Wenders. Durante la década de los setenta se había acelerado su descenso a los infiernos, llegando a necesitar treinta cervezas diarias y tres gramos de cocaína sólo para funcionar.
En 1983 entró en una clínica de desintoxicación.
Los directores siguieron buscándole para papeles de hombres al límite, como el de padre alcohólico que interpretó en el filme Hoosiers, en 1986, por el que recibió una candidatura al Oscar o el imborrable psicópata de Terciopelo Azul, de David Lynch.

A mi me gustaría hablar de Easy Rider, su película más emblemática.
La dirige en 1969 y actúan con Dennis, Peter Fonda y Jack Nicolson entre otros.La fotografía es de Lászlo Kovács y su increíble banda sonora contiene canciones de Jimi Hendrix, The Band, The Birds, Esteppenwolf....
Contra todo pronóstico, Easy Rider obtuvo no sólo un éxito de público, sino también el reconocimiento por parte de la Academia llegando a ser candidato por el Oscar al Mejor Guión Original y alzándose con el premio a la mejor Ópera Prima en el festival de Cannes el mismo año de su estreno.
El argumento narra el viaje que realizan dos jóvenes, desde Los Ángeles hasta Nueva Orleans con el fin de poder asistir al carnaval Mardi Gras. Lo hacen en dos míticas Harley Davidson que sirven no sólo de mero vehículo, sino también de símbolo de rebeldía y libertad personal. Durante su trayecto se toparán con personajes que irán describiendo la sociedad norteamericana de finales de los sesenta y principios de los setenta.



Se trata de una "road movie" con una banda sonora magnífica con temas de música Rock, reflejo de la precedente época hippie.
Una película que importa más por la trascendencia cultural que supuso que por sus recursos audiovisuales. Sin duda, es la representación de esa parte del ser humano que ansía la libertad absoluta , que quiere descubrir nuevas sensaciones, que aspira a vivir con tan sólo la limitación del libre albedrío… Es la plasmación de la parte políticamente incorrecta que todos llevamos dentro.


Escolta com sona la meva Harley
escolta com batega el meu cor
el so del vent m'envolta
i et sento ... llibertat.

4 comentarios:

sargantana dijo...

a mi sempre m'ha agradat
a mes..el trovo força atractiu i tot..

bon dia senyor pere
i un petonet!

Carme dijo...

Crec que jo, com tothom també duc la meva part polkíticament incorrecta dins... però mai passaria per fer equilibris damunt d'una moto!
Quins canguelis...
Gràcies, Pere, m'ha agradat llegir-te. No tenia jo tan present totes les dades de Dennis Hopper.

Vida dijo...

En aquesta fotografia primera està impresionant. Aqueixa mirada...Descansi en pau.

Joana dijo...

Moltíssimes gràcies per la informació, m'has ajudat molt amb aquesta entrada. No el coneixia tan a fons i ha estat to un plaer llegir tot el que ens ofereixes en aquest post tan complet que has fet.
Que passes un bon capde!!!
Molt bona tarda, Pere.