viernes, 28 de agosto de 2009

El Amante Hipocondríaco

Cuando beso tus ojos
tus lágrimas saladas
me producen hipertensión.
Si muerdo tu boca
tus carnosos labios
hacen que me falte el aire.
Al chupar tus pechos
la dulzura de tus pezones
me provoca hiperglucemia.
Si bebo en la fuente de tu vientre
me emborracho de ti
y me alteras las transaminasas.
Al lamer los dedos de tus pies
me palpita el corazón
y tengo arritmias.
Amándote de este modo
"cariño" me estás matando....y
¡Colorín, colorado, este amor se ha terminado!



Si esta es vuestra forma de amar, os ruego que me odiéis. Molière.